¿Qué es un ministro cristiano?

 

Un ministro es, literalmente, un “servidor”, pero la palabra ha adquirido un significado más amplio en los círculos religiosos. Hoy, un ministro cristiano es visto como alguien autorizado para realizar servicios religiosos. Una persona que dirige los servicios de adoración, administra una iglesia o lleva a cabo bodas y funerales se considera un ministro cristiano. Los sinónimos de ministro son clero y pastor.

En la Biblia, el papel de ministro no está vinculado a la concesión de licencias ni a ser un “funcionario” que ejerza algún tipo de autoridad. En Romanos 15:16, Pablo dice que fue llamado a ser “un ministro de Cristo Jesús para los gentiles. [Dios] me dio el deber sacerdotal de proclamar el evangelio de Dios, para que los gentiles pudieran convertirse en una ofrenda aceptable para Dios, santificada por el Espíritu Santo “. Siguiendo los pasos de Pablo, cualquier persona que desee servir a Dios” proclamando el Evangelio para que. . . otros pueden ser santificados por el Espíritu Santo ”es un ministro cristiano. En términos generales, ser un siervo de Cristo hace que uno sea un ministro cristiano.

En el Nuevo Testamento, se hace referencia a estos hombres como “supervisores”, “ancianos” o “pastores” (Hechos 20:28; Tito 1: 7; 1 Timoteo 3: 1–2). Estos términos hacen referencia a “ministros” en calidad oficial: aquellos que han sido llamados por Dios para dirigir una iglesia.

Hay pautas estrictas para aquellos que aspiran a la oficina de supervisor. Un anciano o ministro debe ser “irreprensible, fiel a su esposa, un hombre cuyos hijos creen y no están expuestos a la acusación de ser salvajes y desobedientes. . . no autoritario, no de mal genio, no dado a la embriaguez, no violento, no persiguiendo ganancias deshonestas. Más bien, debe ser hospitalario, alguien que ama lo que es bueno, que es auto-controlado, recto, santo y disciplinado. Debe aferrarse firmemente al mensaje confiable tal como se le ha enseñado, para poder alentar a los demás mediante una sana doctrina y refutar a los que se oponen a ella ”(Tito 1: 6–9).

Primero Timoteo 3: 1–7 agrega que el papel del supervisor es “una tarea noble”. Además, un ministro no debe ser un converso reciente y debe “tener una buena reputación con los extraños, para que no caiga en desgracia y en la trampa del diablo “.

Incluso en la iglesia del primer siglo, hubo algunos que se infiltraron en la iglesia, haciéndose pasar por ministros pero motivados solo por la codicia y la lujuria (2 Pedro 2: 1–2, 19; Mateo 7:15; Hechos 20:29). No todos los que se autodenominan ministro cristiano son dignos de ese título. Dios toma en serio a esos impostores (Judas 1: 12-13). Un verdadero ministro cristiano es alguien dotado por Dios para el liderazgo de la iglesia (1 Corintios 12: 28–29). Ha sido ordenado por un órgano rector de ideas afines (Hechos 6: 6; 13: 3; 2 Timoteo 1: 6). Y él vive de acuerdo con las Escrituras que definen su papel.
¿Estás listo para convertirte en ministro? Tanto hombres como mujeres pueden solicitar y recibir su ordenación de ministro para comenzar.

Por favor complete el formulario y nos pondremos en contacto con usted para su orientación y clases.